lunes, 6 de agosto de 2012

TRES DÍAS ORANDO CON EDITH STEIN


Primer Día:
“En búsqueda de la verdad”

Canto: “Morir en Septiembre”

Meditamos:
“Lo que no estaba en mi proyecto, se encontraba en los proyectos de Dios. Y mientras más a menudo se me presentan tales acontecimientos, mas viva se hace a mi la convicción de que no exista el azar, visto de la parte de Dios, que toda mi vida, hasta en sus menores detalles esta prevista en el plan de la providencia divina…” (Edith Stein,0cd)

Texto de iluminación: (Juan 4, 1-42)
Momento de Silencio.

“Quien busca la verdad, consciente o inconscientemente, busca a Dios” (E.Stein,ocd)

Pregunta
¿Cuáles son las búsquedas de mi vida? ¿Me llevan a reconocer en mi historia mi verdad y el obrar de Dios?

Oramos: Pidamos al Señor por todas las mujeres del mundo, que buscan la paz y el Amor en sus vidas. A raíz de la discriminación de la sociedad o la opresión que viven a influencia del hombre, para que descubran en Cristo, su valor y dignidad como persona humana, y encuentren la fortaleza necesaria para luchar por su verdad y al mismo tiempo darse a los demás.

Padre nuestro, Ave Maria y Gloria.



Segundo Día:
“El encuentro con la verdad y el Amor”


Canto: “Quiero decir que sí”

La vida de Dios es Amor: Amor desbordante, sin límites y que se da libremente; amor que se inclina misericordioso hacia toda necesidad, amor que sana al enfermo y resucita lo que estaba muerto, amor que protege, defiende, alimenta, enseña y forma; Amor que llora con los que lloran y se alegra con los que están alegres, dispuesto a servir a todos para que lleguen a ser lo que el padre quiere; en una palabra, el Amor del corazón divino. Darse a sí misma con este amor; llegar a ser propiedad, este es el deseo mas profundo del corazón femenino.( Sta Edith Stein, ocd)

Texto de iluminación: Ester (4, 16- 17)
Momento de silencio

“La Iglesia es una entidad y un ser real, como lo es la Virgen María…y una mujer”. F. Palau

Preguntas:
¿Soy conciente del llamado que me hace Cristo cada día a responder por mis hermanas/os que callan ante las injusticias sociales y son victimas de las mismas?

Oramos: Pedimos al Señor por todas las mujeres que silenciosamente trabajan y dan su vida por el bien común, por aquellas que luchan por la verdad y la justicia y ayudan a tantos a ser mejores en el mundo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Padre nuestro, Ave Maria y Gloria.



Tercer Día:
 “Amar hasta que duela”


Canto: “Amando hasta el extremo”

Para los cristianos no existen hombres extraños. Nuestro prójimo es todo aquel que tenemos ante nosotros y que tiene necesidad de nosotros, y es indiferente que sea nuestro pariente o no, que nos caiga bien o nos disguste, o de que sea moralmente digno o no de ayuda. El amor de Cristo no conoce límites, no se cansa nunca y no se asusta ante la suciedad o la miseria. Cristo vino para los pecadores y no para los justos. Y si el amor de Cristo vive en nosotros, entonces actuaremos como él. E iremos en busca de las ovejas perdidas. (Sta. Edith Stein,ocd)

Texto de iluminación: (Juan 8, 1-11).
Momento de silencio

Yo quiero amar lo que en mí y en mis prójimos, y en las cosas que están a mi uso y servicio, Dios ama. Lo que Dios ama, yo Amo. (F. Palau)

Reflexión:
Jesús en la vida de  Edith Stein también nos invita a unirnos a ella en su búsqueda de la verdad y su lucha que tuvo que pasar por ser mujer y defender aquella fe que trasformó su vida. Ella no fue indiferente al sufrimiento de su gente, al contrario se ofreció a si misma, hasta dar su vida, ella fue voluntariamente a la muerte impulsada por el amor a Cristo y sus hermanos, un amor que se había purificado y ahondado en el dolor. Así lo revelan también sus palabras las ultimas que se recuerdan dirigidas a su hermana Rosa: “vayamos por nuestro pueblo” era la prueba mas grande del Amor, en palabras de Jesus: “No hay amor mas grande que el que da la vida por sus amigos.”

Preguntas:
¿Con qué ojos me invita a mirar Jesus a mis hermanos?
¿Estoy dispuesta a dar mi vida cada día más por todos los que sufren y son excluidos en la sociedad?
¿Que me falta aun para crecer en mi compromiso de Amor?

Pidamos la gracia al Señor para ser perseverantes como María y como tantas mujeres que a lo largo de la historia se han confiado y entregado plenamente a la voluntad del Padre y optaron sacrificarse, dándose al mundo por amor. Y por la intercesión de Edith Stein pidamos que nos ayude a luchar hasta el final con valentía y entrega generosa a causa del reino ayudando a defender a nuestros prójimos.

Padre nuestro, Ave Maria y Gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...