martes, 25 de mayo de 2010

Guión para misa del 31 de Mayo: DÍA DE LAS MISIONES CARMELITAS


Ambientación: Hoy junto a toda la orden, oramos por las misiones carmelitanas y continuamos como familia del Carmelo Misionero la semana vocacional, seguimos de la mano de María, la primera llamada y misionera. Así como María salió al encuentro de su prima Isabel, para servirle y compartir la buena noticia, las Carmelitas Misioneras, hundimos nuestras raíces en la riqueza carismática que nos lleva de una profunda unión con Dios a la urgencia del anuncio del Evangelio.

Introducción a las lecturas: “La virgen María se hizo sierva del Señor”.
La Escritura nos muestra, cómo la que, yendo a servir a Isabel en la circunstancia del parto, hace un servicio mucho mayor, el de anunciarle el Evangelio con las palabras del Magníficat.
En Caná está atenta a las necesidades de la fiesta y su intercesión provoca la fe de los discípulos que creyeron en él. Todo su servicio al hombre es abrirlos al Evangelio e invitarlos a su obediencia: “Hagan lo que él les diga”

Intenciones:
Presentemos al Señor por intercesión de María nuestras intenciones, respondemos cantando: “Escucha Señor, por María nuestra oración”
 Por la Iglesia, para que sea fiel a su vocación de ser misterio de comunión entre Dios y los hombres

 Por todos los sacerdotes, para que en este año sacerdotal encuentren en María el modelo de fidelidad a Cristo y servicio a los hermanos.

 Por nuestro país, para que en éste Bicentenario de la Patria, vaya creciendo en el bien común, la justicia y la autentica libertad.

 Por todas las personas con quienes compartimos la tarea evangelizadora, para que la experiencia de servir a Jesús los siga animando en su tarea pastoral.

 Por todas las Carmelitas Misioneras, en éste año del Centenario de la llegada a Argentina, para que el espíritu misionero de nuestro padre fundador, fortalezca nuestra entrega y sea semilla de nuevas vocaciones.

Ofrendas:
Presentamos al Señor:
 Una planta, signo de la fecundidad de nuestra familia que hunde sus raíces en el Dios de la vida y esta llamada a dar fruto. Como nuestras primeras hermanas que entregaron su vida en nuestra tierra Argentina y nos invitan a seguir cuidando de esta obra que sigue creciendo y haciendo presente el Reino.
 Acercamos al altar una vela encendida (vasija + vela) signo de que llevamos a ejemplo de San Pablo un tesoro escondido en la fragilidad de nuestro barro.
 Junto a estos signos, ofrecemos los dones del pan y vino, que nos recuerdan la pobreza de nuestro Señor que para quedarse con nosotros eligió estos frutos sencillos.

Comunión: Nos dice el Padre Palau: “En el sacramento, Jesús viene a Uds. y les dice: yo soy su amado, todo de ustedes, y en prueba, se les da bajo las especie de pan, y ustedes lo reciben, lo toma, lo tocan, lo abrazan, se unen a él y él a ustedes y se hacen una misma cosa” Nos acercamos a recibir a Jesús cantando:

Despedida: Como María, vayamos a anunciar al pueblo, la fidelidad y la liberación, que en Jesús, nos da Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...