martes, 13 de octubre de 2009

TRIDUO A SANTA TERESA DE JESÚS


TEMAS: Santa Teresa nos invita a reflexionar sobre la verdad, la afabilidad y la alegría en la vida comunitaria.

AMBIENTACIÓN GENERAL
La necesidad de una vida comunitaria más fraterna, se ha convertido en tema obligado para todos los que vivimos en comunidad.

Santa Teresa, desde su rica experiencia nos brinda algunas reflexiones que son como agua que calma nuestra sed sin agotarse. Ella define el modelo de comunidad que desea para sus monasterios con esta feliz expresión: la comunidad es “el colegio de Cristo” (C.E.20,1). Una comunidad orante y fraterna, que vive en espíritu de familia, unida por el amor desprendido y oblativo, abierta y en comunión con la Iglesia. Cada comunidad es una Iglesia doméstica que traduce en escala proporcionada, el ser y el quehacer de la Iglesia universal.

Teresa pone el amor como cimiento de la comunidad: “aquí todas se han de querer, todas se han de amar, todas se han de ayudar”. (C. 4,7). Como actitudes de ese amor para crecer en la hermandad, nos ofrece durante este triduo la verdad, la afabilidad y la alegría.


DIA PRIMERO: LA VERDAD
CANTO: Nº 159

AMBIENTACION

Teresa es buscadora de la verdad, necesitada de “andar en verdad” “porque Dios es la misma verdad” (V. 40,1 ; C. 19,15). Así enseña a sus monjas: “ande la verdad en vuestros corazones”. “quienes de veras aman a Dios… no aman sino verdades” (C. 20, 4; 40, 3). Está convencida de que la sociedad no se rige por un código de la verdad y distorsiona los valores. De ahí, la importancia que concede a dos líneas de conducta: discernir los valores de la vida y conocer la verdad de uno mismo. “Una vez estaba yo considerando por qué razón era nuestro Señor tan amigo de esta virtud de la humildad, y púsoseme delante esto: que es porque Dios es suma verdad y la humildad es andar en verdad, que lo es muy grande no tener cosa buena de nosotros… y quien esto no entiende, anda en mentira. Quien más lo entiende agrada más a la suma verdad, porque anda en ella” (M 6. 10,7).

BREVE SILENCIO DE REFLEXION

Pregúntate:
¿Qué es la verdad para ti?
¿Cómo la vives?

LECTURA TERESIANA Vida 40, 1 – 2
ORACION PERSONAL
¿Qué luces nos da Santa Teresa para vivir en la verdad?

PETICIONES
Elevemos al Señor nuestra oración por intercesión de Santa Teresa.

Respondemos: “Ande la verdad en nuestros corazones” (C. 20.4)

1. Señor, enséñanos a hacer de nuestra oración un camino de conocimiento propio y compromiso fraterno en la verdad. Oremos.

2. Señor, muéstranos como descubrir y vivir la verdad que está a la base de los hechos y de las opciones comunitarias. Oremos.

3. Señor, llévanos a ser una comunidad que testimonie la verdad con una actitud crítica y profética en nuestras acciones apostólicas. Oremos.

4. Señor, haz que siguiendo las huellas de Teresa de Jesús, seamos coherentes con nuestra fe y consagración para ayudar a la transformación del mundo en la verdad. Oremos.

5. Señor, acompáñanos a conocer y a aceptar nuestra propia verdad para vivir en comunión con Dios, los hermanos y la creación. Oremos.

ORACION FINAL
Señor, Dios nuestro, que por tu Espíritu has suscitado a Teresa de Ávila, para mostrar a tu Iglesia el camino de la perfección, concédenos vivir de su doctrina, y enciende en nosotros el deseo de la verdadera santidad. Por nuestro Señor Jesucristo. Amen.
CANTO A SANTA TERESA




DIA SEGUNDO: LA AFABILIDAD
CANTO: Nº 7.9

AMBIENTACION

La afabilidad es una característica de la amabilidad, es propia de las personas bondadosas y por eso es diferente de la mera cortesía.

Es una de las virtudes que integran el llamado humanismo teresiano. Teresa la entiende como actitud de agrado, simpatía, suavidad en el trato con los otros. Como línea permanente de conducta en la convivencia comunitaria. En contraposición a rudeza y aspereza, a las actitudes de mutismo o retraimiento en sí mismo o a todo tipo de novedades descorteses.

Para Teresa, afable y conversable son términos equivalentes en su léxico. En ella misma esa cualidad es connatural. Bien consciente de irradiar simpatía, la subraya desde los primeros capítulos de Vida: “en esto de dar contento a todos he tenido extremo” (V. 3,4).

Como toda otra virtud, también la afabilidad es modílica en Cristo. En las visiones místicas, Teresa ve el rostro de Jesús: “lleno de una majestad tan grande pero que muestra amor, y de tanta hermosura y afabilidad” (V. 38, 21).

Poner en práctica las enseñanzas de Teresa de Jesús, es recordar que cada uno de nosotros somos un castillo habitado por Dios, que a todos nos creó con la misma dignidad y hermosura. Así al considerar al otro igual a mí, puedo tratarlo con la misma delicadeza con la que me gustaría que me trataran.

BREVE SILENCIO DE REFLEXION
Pregúntate: ¿en qué conoces que eres afable? ¿Qué te falta?

LECTURA TERESIANA: C. 41, 7 – 8

ORACION PERSONAL
¿A qué me invita Teresa de Jesús, para vivir la afabilidad en la vida comunitaria?

PETICIONES
Elevemos al Señor nuestra oración por intercesión de Santa Teresa.

Respondemos: “Vuestra soy para vos nací, ¿qué mandáis hacer de mí?”

1. Señor, enséñanos a valorar la afabilidad como expresión del amor y la entrega a los hermanos. Oremos.

2. Señor, llévanos a fortalecer las relaciones fraternas con la escucha, la bondad y la delicadeza en el trato. Oremos

3. Señor, haz que siguiendo el espíritu de Teresa de Jesús, fomentemos el diálogo, el perdón, la transparencia y la afabilidad para que se haga visible la comunión en nuestra vida y misión. Oremos.

4. Señor, ayúdanos para que acojamos al “otro” en su dignidad e identidad cultural, comprometiéndonos desde el Evangelio y el carisma, a apoyar su proceso de crecimiento personal, social y eclesial. Oremos.

5. Señor, acrecienta en nuestros corazones el espíritu de las bienaventuranzas para revitalizar los espacios de reconciliación y búsqueda de paz en nuestra acción apostólica. Oremos.

ORACION FINAL (como el primer día)
CANTO A SANTA TERESA





DIA TERCERO: LA ALEGRIA
CANTO: Nº 10.46

AMBIENTACION

La alegría es una de las notas más características de Teresa de Jesús. Su alegría es capacidad de disfrute y onda expansiva hacia su entorno. “Me daba el Señor gracia de dar contento a donde quiera que estuviese, y así era muy querida.” (V. 2,8).

Es capaz de reírse de sí misma mientras escribe: “riéndome estoy de estas comparaciones, que no me contentan, mas no sé otras”. (M 7. 2,11). El hecho mismo de ser monja es para ella una fuente de alegría.

El primer consejo que da al principiante en la vida espiritual es: “procúrese a los principios andar con alegría y libertad” (V. 13,1).

La alegría es ingrediente indispensable no sólo como tónico de la vida comunitaria, sino como factor de la espiritualidad personal. Es lo que ella llama “alegría interior”. La oración florece en un estado de alegría designado con el término contentos que normalmente desembocarán en el gozo profundo de la contemplación que ella designa con el término de “gustos”.

Recordemos que la verdadera alegría proviene de saberme amada por Dios; procede del interior donde “ocurren cosas secretas de Dios y el alma”. Experimentar que Dios me ama me ayuda a vivir con calma, serenidad y ecuanimidad, a estar alegre porque se que la vida es un regalo y porque he descubierto que lo importante no cambia: “solo Dios basta”


LECTURA DE TEXTOS TERESIANOS
(se puede leer entre varias personas)
1. En las enfermedades mantiene la alegría y el humor:
“El estar tullida casi tres años…todos los pasé con gran conformidad y alegría” (V: 6, 2). “otras veces tenía males corporales mas graves y como no tenía los del alma, los pasaba con mucha alegría” (V: 30,8).

2. Vive gozosamente su vida religiosa:
“Yo nunca supe qué cosa era descontento de ser monja, ni un momento en 28 años y mas que ha que lo soy” (V: 36,11).

3. Disfruta con las fiestas:
“El día de nuestra Señora de la Natividad tengo particular alegría. Cuando este día viene, parecíame sería bien renovar los votos” (R. 48).

4. De fundadora pese a las increíbles molestias en los viajes vive el gozo de hacer la voluntad de Dios:
“Habiéndome pasado grandísimo calor en el camino … yo os digo… pareciendo se hacía algo y padecía por Dios, iban aquellas hermanas con gran contento y alegría” (F: 24,6).

5. En sus cartas refleja su alegría:
Refiriéndose a su hermano Lorenzo:
”Riéndome estoy cómo él me envía confites, regalos y dineros, y yo a él cilicios” (Cta. del 17. 1. 1577. Nº 14). A María de San José: “Riéndome estoy cómo ha de contar hasta el agua la buena subpriora, y hará bien, que así lo quiero, salvo lo que les dieren de regalillos de limosna (Cta. 11. 11.1576. Nº 5).

6. La alegría es una característica que define sus comunidades.
“Estilo de hermandad y recreación que llevamos juntas” (F. 13.5) “procurad holgaros con las hermanas cuando tienen recreación…y el rato que tienen de costumbre, aunque no sea a vuestro gusto que… todo es amor perfecto” (C: 7.7)


ORACION PERSONAL
¿Cuál es el termómetro de mi alegría interior?
¿Cómo vivo la alegría en la fraternidad?

PETICIONES
Elevemos al Señor nuestra oración por intercesión de Santa Teresa. Respondemos: “si sentimos el amor de Dios andemos alegres” (Cfr. C.40, 5).

1. Señor, acrecienta nuestro gozo vocacional para construir la comunidad y entregarnos solidariamente a los miembros sufrientes de Cristo. Oremos.

2. Señor, danos el contento y la alegría de vivir la Eucaristía como escuela de comunión fraterna. Oremos.

3. Señor, fortalece nuestra alegría interior para cualificar la vida orante y eclesial encarnada en la historia. Oremos.

4. Señor, ayúdanos a redescubrir la riqueza de la recreación comunitaria como testimonio de hermandad, amor, alegría y unión, oremos.

5. Señor, bendícenos para que como Teresa de Jesús, contagiemos la alegría de la entrega a las jóvenes que sienten tu llamada. Oremos.

ORACION FINAL (como el primer día)
CANTO A SANTA TERESA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...