miércoles, 21 de septiembre de 2016

Novena de Sta Teresita de Lisieux en el Año de la Misericordia


Juntos vamos a reflexionar estos días de novena sobre la Misericordia de Dios, Teresita nos va ayudar a adentrarnos para reconocer y poder cantar con ella y como ella: “Las Misericordias del Señor en nuestras vidas”.

Iniciamos:
Primer día: EL MISTERIO DEL AMOR DEL SEÑOR

Escuchamos la canción: Solo por hoy.
En este dia vamos a reflexionar el misterio del llamado, y  el amor de Dios en la vida de Teresita y en nuestra vida, porque como dice ella “Todo es Gracia”.  Por eso sabemos que si algo podemos dar, es porque hemos
recibido primero,  y es allí que cuando compartimos con los demás que nos enriquecemos, porque vamos descubriendo  la riqueza que llevamos dentro. Con el  corazón dispuesto vamos a escuchar  la experiencia espiritual de Teresita, para reconocer en nuestra vida, y en la de los demás el paso de Dios, el llamado que nos hace cada día a la vida, al amor.
He ahí el misterio de mi vocación, de mi vida entera, y, sobre todo, el misterio de los privilegios que Jesús ha querido dispensar a mi alma... El no llama a los que son dignos, sino a los que él quiere, o, como dice san No es, pues, cosa del que quiere o del que se afana, sino de Dios que es misericordioso. Jesús ha querido darme luz acerca de este misterio. Puso ante mis ojos el libro de la naturaleza y comprendí que todas las flores que él ha creado son hermosas, y que el esplendor de la rosa y la blancura del lirio no le quitan a la humilde violeta su perfume ni a la margarita su encantadora sencillez... Comprendí que si todas las flores quisieran ser rosas, la naturaleza perdería su gala primaveral y los campos ya no se verían esmaltados de florecillas.Eso mismo sucede en el mundo de las almas…La perfección consiste en hacer su voluntad, en ser lo que él quiere que seamos... Comprendí también que el amor de Nuestro Señor se revela lo mismo en el alma más sencilla que no opone resistencia alguna a su gracia, que en el alma más sublime. Es propio del amor el abajarse…. Y abajándose de tal modo, Dios muestra su infinita grandeza. Por ella la flor que va a contar su historia se alegra de poder pregonar las delicadezas totalmente gratuitas de Jesús. Reconoce que en ella no había nada capaz de atraer sus miradas divinas, y que sólo su misericordia ha obrado todo lo bueno que hay en ella.(Historia de un alma, Cap. I)
  
Reflexión: A partir de este texto la invitación es recordar el llamado vocacional que nos ha hecho el Señor y compartir en comunidad, lo que me nace dentro después de escuchar esta experiencia de Teresita.

CANCIÓN:  Corazón de Arpa, (Grupo Jesed)

Para la oración: Por intercesión de Teresita, pidamos al Señor en este día por las diferentes vocaciones que hay en la Iglesia para que ella suscite en muchos corazones el deseo de hacer la voluntad de Dios y así poder entregarse al amor, siendo testimonio de la misericordia de Dios con los que más necesiten.   

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea.


Gloria al Padre…




Segundo día: EL ABANDONO

El abandono nace de la experiencia de Misericordia que tiene Santa Teresita, y se convierte en una actitud que vive toda su vida, por eso expresa: “Lo que le agrada a Dios es verme amar mi pequeñez y mi pobreza que es la esperanza ciega que tengo en su misericordia..Jesús se complace en enseñarme el único camino que conduce a esta divina hoguera. Este es el camino del abandono del niñito que se duerme sin miedo en los brazos de su Padre” (Ct 128)

   Solo en la misericordia ella encuentra la clave para abandonarse en las manos de Dios, y todo lo hace a través de la confianza, reconociendo con humildad sus propias limitaciones, su pobreza:
 El sólo deseo de ser víctima basta, pero es necesario consentir en permanecer siempre pobres y sin fuerzas y he ahí lo difícil porque, Jesús no pide grandes acciones, sino solamente abandono y gratitud” (B 1v)


Reflexionamos en silencio: En el proceso que cada una vive ¿Como descubres que él Señor te ayuda a facilitar las cosas que a veces te preocupa? ¿Somos capaces de abandonarnos como Teresita, reconociendo con humildad nuestras limitaciones y pobreza dejando a Dios ser Dios en nuestra vida?

Canción: “Lo que agrada a Dios” mp3

Para la oración: Por intercesión de Santa Teresita, pidamos al Señor por aquellas personas que más sufren situaciones de angustia y desesperación, para que, habiendo hecho todo lo que podían de su parte, se abandonen con confianza en los brazos del Padre.

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. 

Gloria al Padre...


Tercer día: LA CARIDAD

Dejémonos iluminar por esta reflexión de Teresita donde nos enseña que  solo por amor a Dios debemos hacer las tareas y trabajos de cada día, teniendo detalles de amor con los que nos rodean.
Aquí tenemos el testimonio de Teresita:

“Dios me ha concedido la gracia de comprender lo que es la caridad. No había profundizado en estas palabras de Jesús: «El segundo mandamiento es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo». Yo me dedicaba sobre todo a amar a Dios. Y amándolo, comprendí que mi amor no podía expresarse tan sólo en palabras, porque en la última cena, cuando sabía que el corazón de sus discípulos ardía con un amor más vivo hacia él, que acababa de entregarse a ellos en el inefable misterio de la Eucaristía, quiso darles un mandamiento nuevo. Y les dijo: Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros, al igual que yo os he amado. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros. ¿Y cómo amó Jesús a sus discípulos, y por qué los amó? No, no eran sus cualidades naturales las que podían atraerle. Entre ellos y él la distancia era infinita. El era la Ciencia, la Sabiduría eterna; ellos eran unos pobres pescadores, ignorantes y llenos de pensamientos terrenos. Sin embargo, Jesús los llama sus amigos, sus hermanos. Quiere verles reinar con él en el reino de su Padre, y, para abrirles las puertas de ese reino, quiere morir en una cruz, pues dijo: Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.  Meditando estas palabras de Jesús, comprendí lo imperfecto que era mi amor a mis hermanas y vi que no las amaba como os ama Dios. Sí, ahora comprendo que la caridad perfecta consiste en soportar los defectos de los demás, en no extrañarse de sus debilidades, en edificarse de los más pequeños actos de virtud que les veamos practicar. Pero, sobre todo, comprendí que la caridad no debe quedarse encerrada en el fondo del corazón: Nadie, dijo Jesús, enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de la casa. Yo pienso que esa lámpara representa a la caridad, que debe alumbrar y alegrar no sólo a los que me son más queridos, sino a todos los que están en la casa, sin exceptuar a nadie. Amar como él, me da la certeza de que su voluntad es amar él en mí a todos los que me manda amar y cuanto más unida estoy a él, más amó a todas mis hermanas”

Reflexión: Meditamos en silencio nuestro amor y actitudes fraternas y nos preguntamos ¿Cómo hago vida este mandamiento del amor, en mi misma, en la Comunidad, en la pastoral? ¿Qué nos aporta a nosotras la reflexión de Teresita? Hacemos un compromiso en Comunidad de tener un gesto fraterno con alguna hermana, en estos días de novena.

Canción: “No conozco otro medio” Santa Teresita. Madres Carmelitas Descalzas.

Oremos: Yo sé, Señor, que tú no mandas nada imposible. Tú conoces mejor que yo mi debilidad, mi imperfección. Tú sabes bien que yo nunca podría amar a mis hermanas y hermanos, como tú los amas, si tú mismo, Jesús mío, no amaras también en mí y porque querías concederme esta gracia, por eso diste un mandamiento nuevo. 

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. 


Gloria al Padre...



Cuarto día: La intimidad con Cristo

Meditemos esta reflexión de Teresita y dejemos que nos ayude a profundizar nuestra oración personal:
“Yo pido a Jesús que me atraiga a las llamas de su amor, que me una tan íntimamente a él que sea él quien viva y quien actúe en mí.  Siento que cuanto más abrase mi corazón el fuego del amor, con mayor fuerza diré «Atráeme»; y que cuanto más se acerquen las almas a mí, más ligeras correrán tras los perfumes de su Amado. Porque un alma abrasada de amor no puede estarse inactiva. Es cierto que, como santa María Magdalena, permanece a los pies de Jesús, escuchando sus palabras dulces e inflamadas. Parece que no da nada, pero da mucho más que Marta, que anda inquieta y nerviosa con muchas cosas y quisiera que su hermana la imitase. Lo que Jesús censura no son los trabajos de Marta. A trabajos como ésos se sometió humildemente su divina Madre durante toda su vida. Lo único que Jesús quisiera corregir es la inquietud de su ardiente anfitrionas lo entendieron todos los santos, y más especialmente los que han llenado el universo con la luz de la doctrina evangélica. ¿No fue en la oración donde san Pablo, san Agustín, san Juan de la Cruz, san Francisco, santo Domingo y tantos otros amigos ilustres de Dios bebieron aquella ciencia divina que cautivaba a los más grandes genios? Un sabio decía: «Dadme una palanca, un punto de apoyo, y levantaré el mundo»
Lo que Arquímedes no pudo lograr, porque su petición no se dirigía a Dios y porque la hacía desde un punto de vista material, los santos lo lograron en toda su plenitud. El Todopoderoso les dio un punto de apoyo: El mismo, El solo, y una palanca: la oración, que abrasa con fuego de amor. Y así levantaron el mundo. Y así lo siguen levantando los santos que aún militan en la tierra y así lo seguirán levantando hasta el fin del mundo los santos que vendrán.”

Reflexión personal: Pensemos un momento si de nuestra relación con Jesús nacen obras de amor…Entonces: ¿Cómo está nuestra intimidad con él? ¿En momentos de dificultad cual es nuestro punto de apoyo?
Canción: Acuérdate Jesús Mp3.

Para la oración: Pidamos al Señor que nos conceda la gracia de que siempre él sea nuestro punto de apoyo, nuestra fortaleza y nuestra roca en quien nos sepamos apoyar.

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. 


Gloria al Padre...



Quinto día: SENTIDO AL SUFRIMIENTO

Símbolo: Poner imágenes de noticias de diferentes sufrimientos en nuestro mundo, contemplar y comenzar hacer la novena.

"El sufrimiento se vuelve la mayor alegría cuando se busca como el mayor de los tesoros". Para Teresita el sufrimiento era una alegría: “Me esforzaba en sonreír ante el sufrimiento, para que el Señor, al ver la expresión de mi rostro, no sospechara mi sufrimiento” Ella la da un sentido a su sufrimiento y así busca agradar a Jesús, incluso en pequeñas experiencias cotidianas. Nos cuenta, por ejemplo, que: "En el lavadero mi compañera de trabajo sacudía la ropa con tal fuerza que me salpicaba de jabón la cara. Esto me hacía sufrir, pero jamás dije nada al respecto, y así ofrecía este pequeño sacrificio por los pecadores."

Reflexionemos en silencio: ¿Somos capaces de trascender y dar un sentido al sufrimiento que a veces experimentamos? ¿Y el sufrimiento de que manera lo enfrentamos? ¿Como respondo ante el sufrimiento de mis hermanos?

Para la oración: tomar en mis manos una de las  imágenes de sufrimiento y contemplar, luego cada una haga una hace una oración con esa imagen, pidiendo al Señor por la intersección de Teresita.  
Canción: “Ofrenda al Amor”,  grupo Jesed

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. 

Gloria al Padre...



Sexto día: LA SANTIDAD

 Símbolo: imágenes de santos y en especial recordar a últimos santos recientes., sus vidas, sus testimonios.

“Siempre he deseado ser santa” Ella tiene una certeza intima que le anima seguir este camino de santidad:
“En vez de desanimarme me he dicho a mi misma: Dios no podría inspirar deseos irrealizables; por lo tanto a pesar de mi pequeñez puedo aspirar a la santidad”.
Descubre un camino que le llevará a realizar sus deseos: En el texto de Isaías 66,12-13 ella encuentra la respuesta que tanto buscaba: “Como una Madre acaricia a su hijo así os consolaré yo! Os llevaré en mi regazo y os sostendré  mis rodillas.” Con este texto Teresa se sostiene para decir: “¡Ah, nunca palabras más tiernas, más melodiosas me alegraron mi alma! ¡El ascensor que ha de elevarme al cielo son vuestros brazos, oh Jesús!”
El señor le da luz y por eso reconoce que es su gracia la que hace santo a una persona, y no se trata de mérito propio, ni siquiera con nuestras fuerzas. Por eso, descubre que la condición para llegar a la santidad es reconocer su pequeñez, y así se manifestara la grandeza de Dios en su vida por eso así lo expresa: “No necesito crecer, al contrario he de permanecer pequeña, empequeñecerme cada vez más, para poder cantar vuestras misericordias Señor.”
Canción: “Acto de ofrenda al amor misericordioso”, de Frailes, O.C.D.Centroamerica.    

Reflexión en silencio: ¿Qué deseos tengo hoy en mi corazón? ¿Cómo cultivo eso deseos en mi interior?
¿Soy capaz de reconocer la Gracia de Dios que me ayuda en mi camino de santidad?

Para la oración: Pidamos a Teresita una gracia especial para crecer en nuestro camino de santidad en este día de novena. Momento de silencio.

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. 


Gloria al Padre...



Séptimo día: PEQUEÑO GESTO DE MISERICORDIA
Meditemos esta escena de la vida de Teresita y dejemos que nos hable al corazón:
En la comunidad una hermana que tiene el don de desagradarme en todo. Sus modales, sus palabras, su carácter me resultan sumamente desagradables. Sin embargo, es una santa religiosa, que debe de ser sumamente agradable a Dios. Entonces, para no ceder a la antipatía natural que experimentaba, me dije a mí misma que la caridad no debía consistir en simples sentimientos, sino en obras, y me dediqué a portarme con esa hermana como lo hubiera hecho con la persona a quien más quiero. Cada vez que la Sabía muy bien que esto le gustaba a Jesús, pues no hay artista a quien no le guste recibir alabanzas por sus obras. Y a Jesús, el Artista de las almas, tiene que gustarle enormemente que no nos detengamos en lo exterior, sino que penetremos en el santuario íntimo que él se ha escogido por morada y admiremos su belleza. No me conformaba con rezar mucho por esa hermana que era para mí motivo de tanta lucha. Trataba de prestarle todos los servicios que podía; y cuando sentía la tentación de contestarle de manera desagradable, me limitaba a dirigirle la más encantadora de mis sonrisas y procuraba cambiar de conversación, pues, como dice la Imitación: Mejor es dejar a cada uno con su idea que pararse a contestar. Con frecuencia también, fuera de la recreación, como tenía que mantener relaciones con esta hermana a causa del oficio, cuando mis combates interiores eran demasiado fuertes, huía como un desertor. Como ella ignoraba por completo lo que yo sentía hacia su persona, nunca sospechó los motivos de mi conducta, y vive convencida de que su carácter me resultaba agradable. Un día, en la recreación, me dijo con aire muy satisfecho más o menos estas palabras: «Querría decirme, hermana Teresa del Niño Jesús, qué es lo que la atrae tanto en mí? Siempre que me mira, la veo sonreír». ¡Ay!, lo que me atraía era Jesús, escondido en el fondo de su alma... Jesús, que hace dulce hasta lo más amargo... Le respondí que sonreía porque me alegraba verla.

Reflexión: Descubrimos en este relato la humanidad de Santa Teresita, que también nos anima a nosotras y nos motiva para hacer el bien en todo momento, sin importar a quien por eso nos preguntamos: ¿Soy capaz de reconocer en mi hermana y hermano la mirada de Jesús?
Canción: “No conozco otro medio mas que el amor”mp3

Oremos: Concédenos Señor por intercesión de Santa Teresita, la gracia de descubrir tu mirada de amor, tu presencia viva y cercana en nuestros hermanos, para que así podamos agradarte y amarte mas.

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. 


Gloria al Padre...



Octavo día: Todo es Gracia de Dios

Para Teresita el amor de Dios es gratuito, desinteresado, y es consciente que todo lo recibe por misericordia, reconociendo con humildad su debilidad y el inmenso amor que Dios le tiene ¡No es mérito mío alguno el no haberme entregado al amor de las criaturas, puesto que fue la misericordia de Dios que me ha preservado!”

“Me gusta imitar la conducta de la Magdalena su asombrosa, o, mejor dicho, su amorosa audacia, que cautiva el corazón de Jesús, seducen al mío. Sí, estoy segura de que, aunque tuviera sobre la conciencia todos los pecados que pueden cometerse, iría, con el corazón roto de arrepentimiento, a echarme en brazos de Jesús, pues sé cómo ama al hijo pródigo que vuelve a él. Comprendo que no todas las almas pueden parecerse, es necesario que haya diferentes tipos a fin de honrar especialmente cada una de las perfecciones de Dios.A mí me ha dado su misericordia infinita y a través de ella contemplo y adoro las demás perfecciones divinas. Entonces toda se me presenta radiante de amor. Hasta la justicia me parece revestida de amor. Qué alegría a pensar que Dios es justo que tiene en cuenta nuestras debilidades, que conoce perfectamente la fragilidad de nuestra naturaleza.  ¿ De qué pues tendría yo miedo?.(Ms A, 83).
Canción: Vocación al amor, del CD “Corazón de Arpa”, grupo Jesed

Reflexionamos: Teresita escoge la figura de Magdalena para hablar de cuanta misericordia Dios le ha tenido, y sobre todo se identifica con ella por su forma de amar al Señor. Pensemos un momento con cuál personaje bíblico nos sentimos identificadas y porqué? Compartimos en Comunidad el personaje bíblico.

Para la oración: Pidamos a Santa Teresita que nos enseñe a amar creativamente al Señor y que siempre podamos renovar nuestro amor hacia él. 

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. 


Gloria al Padre...



Noveno día: MI VOCACIÓN ES EL AMOR

La convicción más profunda de Teresita:
«No conozco otro medio para llegar a la perfección que el amor».
“A pesar de mi pequeñez, quisiera iluminar a las almas... tener la vocación de apóstol... quisiera recorrer la tierra, predicar tu nombre, y plantar sobre el suelo infiel tu cruz gloriosa. Ser tu esposa, oh Jesús, ser carmelita, ser madre de las almas por la unión contigo, debería ser suficiente para mí… Pero no es lo que sucede… Sin duda que esas tres prerrogativas constituyen exactamente mi vocación: Carmelita, Esposa y Madre. Con todo, siento en mí otras vocaciones. Siento en mí la vocación de GUERRERO, de SACERDOTE, de APÓSTOL, de DOCTOR y de MÁRTIR. Siento, por fin, la necesidad, el deseo de realizar por Ti, Jesús, todas las obras, las más heroicas… Pero ¡oh, Amado mío!, una sola misión no me bastaría…La caridad me dio la clave de mi vocación. Comprendí que si la Iglesia tenía un cuerpo, compuesto de diferentes miembros, no podía faltarle el más necesario, el más noble de todos ellos. Comprendí que la Iglesia tenía un corazón, y que ese corazón estaba ardiendo de amor. Comprendí que sólo el amor podía hacer actuar a los miembros de la Iglesia; que si el amor llegaba a apagarse, los apóstoles ya no anunciarían el Evangelio y los mártires se negarían a derramar su sangre...Entonces en el exceso de mi alegría delirante, exclamé: ¡oh Jesús, amor mío, por fin he hallado mi vocación, ¡mi vocación es el amor! ¡Sí, he hallado mi puesto en la Iglesia,... en el corazón de la Iglesia, mi madre, yo seré el amor!” (Ms B F.3vº)

 Reflexión: Para Teresita el amor lo hace todo, lo puede todo, por eso ella es una constante buscadora, es una alma de fe, de perseverancia, que nuca se rinde, nunca se conforma, se cuestiona, se deja conducir por el Espíritu, y es dócil a su voz, no se da por vencida porque sabe que el Dios al que tanto ama es fiel, y no la abandona. Por eso descubre lo que tanto su alma anhelaba, y se encuentra con lo que mas anhelaba porque el amor le sale al encuentro, porque es él quien había iniciado esta aventura de amor en su alma, es él quien se le revela, le hace descubrir su razón de ser y existir, simplemente vivir de amor… Nosotras también estamos en camino y Teresita nos anima con su testimonio, si ella lo pudo, nosotras también lo podemos, porque él nos acompaña, nos envía, nos impulsa y nos da siempre su gracia.
Compartimos en comunidad: ¿Cual es mi convicción interior que me mueve y me sostiene en este caminar?  ¿Cuál es la virtud que voy a seguir cultivando para que el amor sea mi razón de ser, y de actuar para testimoniar con mi vida el evangelio?

Oremos:Es tu amor, mi Jesús, el que reclamo, ese tu amor que debe transformarme. Pon en mi corazón la llama que consume, y entonces podré yo bendecirte y amarte. Y a pesar de ser grande mi indigencia, podré amarte lo mismo que te aman en el cielo. Es más, llegaré a amarte con el amor mismísimo con que tú me has amado, y me amas, por eso quiero pasar mi cielo haciendo el bien sobre la tierra. Amén.”

ORACIÓN A STA TERESITA PARA TODOS LOS DÍAS: ¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. 


Gloria al Padre...


Canto: “Vivir de amor” (Carmelitas de Mar del Plata)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...